Saltar la navegación

Donde nacen las palabras

El jardín de las delicias
El jardín de las delicias (Dominio público)

Corrientes aguas puras, cristalinas, árboles que os estáis mirando en ellas, verde prado de fresca sombra lleno, aves que aquí sembráis vuestras querellas, hiedra que por los árboles caminas, torciendo el paso por su verde seno: yo me vi tan ajeno del grave mal que siento que de puro contento con vuestra soledad me recreaba, donde con dulce sueño reposaba, o con el pensamiento discurría por donde no hallaba sino memorias llenas de alegría.

Garcilaso de la Vega: Égloga

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0