Saltar la navegación

Usos y recursos formales

En clase -Me ha encantado el fragmento de Borges. Prácticamente estoy de acuerdo en todo lo que decían esos autores que cita.

-¡Ah, sí! ¿Por qué, Clara?

-Pues muy sencillo: todos los libros que te puedas leer, aunque quieran alejarse de la realidad, aunque sean muy "fantasiosos", todos, Manuel, hablan del hombre. De nosotros, de lo que pensamos, de lo que hacemos, de donde vamos, nuestros deseos...

-Y si los personajes son extraterrestres, monstruos con un solo ojo o malvadas brujas...¿También?

-También. ¿O no te has fijado que aunque por fuera el monstruo tenga un aspecto completamente distinto a nosotros, se quiere comunicar con el pensamiento, su mirada o el tacto, como hacemos nosotros?

-Llevas mucha razón, Clara. ¿Y alguien sabe por qué esto puede ser así?

-Yo supongo que por una razón muy sencilla...

-¿Cuál, Dani?

-Porque el autor cuando escribe no es más que un ser humano que se quiere comunicar con otro ser humano. Por lo tanto, le tendrá que contar cosas que ambos entiendan.

-¡Vaya! Creo que os estáis convirtiendo en auténticos críticos literarios. Así que seguro que os interesa conocer todos los recursos y herramientas de los que se valen los escritores.

Recuerda

Ya hemos trabajado en la unidad anterior sobre los recursos formales del texto. Allí apuntábamos que la lengua literaria no e sino una comunicación verbal con un uso especial de las unidades lingüísticas. Este uso distintivo es el que conforma las figuras literarias.

Por lo tanto, la retórica no deja de ser un juego intelectual que tiende a transmitirnos a través de la forma un mensaje. Es otra manera de usar los sonidos, las palabras y las oraciones.

Ejercicio resuelto

Los textos literarios no solo llaman nuestra atención por sus contenidos, sino que de forma muy sutil utilizan recursos fonéticos, morfológicos y sintácticos para apoyar este contenido y su mensaje.
 
Aquí tenemos un ejemplo de ello. Se trata de un fragmento muy conocido de la obra de Pedro Calderón de la Barca, La vida es sueño:

¡Ay mísero de mí, y ay, infelice!
Apurar, cielos, pretendo,
ya que me tratáis así
qué delito cometí
contra vosotros naciendo;
aunque si nací, ya entiendo
qué delito he cometido.
Bastante causa ha tenido
vuestra justicia y rigor;
pues el delito mayor
del hombre es haber nacido.
Sólo quisiera saber
para apurar mis desvelos
(dejando a una parte, cielos,
el delito de nacer),
qué más os pude ofender
para castigarme más.
¿No nacieron los demás?
Pues si los demás nacieron,
¿qué privilegios tuvieron
qué yo no gocé jamás?

(...)

¿Qué ley, justicia o razón,
negar a los hombres sabe
privilegio tan süave,
excepción tan principal,
que Dios le ha dado a un cristal,
a un pez, a un bruto y a un ave?

 

La vida es sueño, Calderón de la Barca

¿Has comprendido bien el texto? Pues, centrémonos en sus recursos formales por el momento ¿Cuáles podríamos destacar?

En la Red

  Sigue practicando sobre los recursos fónicos y morfosintácticos para que alcances un nivel óptimo en la comprensión total del texto literario. 

Tarea

Embellecer la forma de un texto literario

¿Qué te ha parecido la escritura del cuento infinito? Seguro que te ha sorprendido el resultado. Entre todos hemos creado una narración.

En esta tarea os proponemos que trabajemos no tanto el contenido como la forma del texto. Estamos viendo que para que un texto sea literario debe tener unas características y una serie de recursos.

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0