Saltar la navegación

Assem habeas, assem valeas

Todas las lenguas tienen refranes, esas expresiones breves, producto de la “sabiduría” popular. En general, con mayor o menor acierto, los refranes dan información muy variada, desde fenómenos atmosféricos hasta pautas de conducta social. A este último grupo corresponde el refrán que titula el último apartado de este proyecto “Assem habeas, assem valeas” que se puede traducir por “si tienes un as, vales un as”. ¡Ya veréis lo importante que van a ser los ases en nuestro juego!

Ciudadanos
F. J. Pulido para CeDeC. Ciudadanos (CC BY-SA)

¡Ya estamos en el tramo final de la secuencia! Con todas las pruebas elaboradas vamos a crear un juego de tablero en el que junto con las compañeras y compañeros asumiremos el gran reto: Llegar a Roma.

¿Estamos preparados y preparadas?

GuardarGuardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Lude et vinces

El as fue una de las primeras monedas acuñadas en la Antigua Roma y el as será un elemento básico en la realización de nuestra tarea final: la creación de un juego de mesa en el que aplicamos los conocimientos adquiridos en el proyecto  “A la romana”.

Explorando ruinas
F. J. Pulido para CeDeC. Lude et vinces (CC BY-SA)

Este juego de mesa pretende que todos los participantes, tras recorrer las casillas del tablero con mayor o menor fortuna, lleguen a Roma con una categoría social según los ases reunidos en el camino. A modo de ejemplo, quien concluya el recorrido con 8 ases llegará a Roma convertido en plebeyo, pero quien consiga 10 ases será patricio.

Cada vez que consigamos el número de ases necesario se canjeará por la insignia correspondiente a ese grupo social.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Guardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Guardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

¡Buena suerte!

Con todos los elementos recogidos a lo largo de la secuencia y por equipos realizaremos un tablero de juego con 50 casillas, con un mazo de tarjetas de prueba de conocimientos y de habilidad, ases que se entregarán al jugador cada vez que resuelve una prueba e insignias que representan las diferentes clases sociales y que se irán comprando con los ases conseguidos en las pruebas. El juego finaliza al llegar a la casilla 50 pero cada jugador lo conseguirá con la clase social obtenida tras el trueque de ases.

Para que no surjan conflictos en la realización del juego, es necesario que tengamos las normas de juego consensuadas y bien definidas. Tendremos que realizar un folleto con las instrucciones y las posibles variaciones que pueda tener.

Enlace a presentación. Abre en ventana nueva.
Presentación "Good luck" (CC BY-SA)

Tal y como aparece en la presentación-guía"Buena suerte" para crear un juego, tendremos que organizarnos y distribuir tareas. También será necesario consensuar las decisiones sobre el formato, diseño del tablero y demás elementos así como las reglas de juego.

Fases de la tarea:

Comprensión y distribución de las tareas

Primero necesitamos definir qué elementos tenemos que diseñar y construir. En la diapositiva 2 tenemos el listado. Podemos realizar en el equipo cada una de ellas asignando los siguientes roles y funciones. Las fortalezas de cada miembro del equipo se pueden tener en cuenta en este reparto:

  • Bibliotecario/a: recogerá las pruebas elaboradas a lo largo de la secuencia y asegurará que la información sea correcta.

  • Diseñador/a: hará el diseño definitivo con los bocetos de los elementos gráficos de tablero así como de las tarjetas, ases e insignias.

  • Redactor/a de textos: recogerá lo trabajado sobre cada aspecto, realizará la redacción definitiva de los textos de las tarjetas, tablero etc.

  • Coordinador/a: reunirá al equipo, comprobará cómo va el trabajo, asegurará que existan puestas en común y toma de acuerdos, tendrá disponibles los materiales para construir los elementos, se reunirá con los coordinadores/as de los demás equipos para solicitar ayuda u ofrecerla etc.

Proceso

Aunque los roles están distribuidos, todos los miembros del equipo prepararán todos los componentes del juego, si bien los responsables de cada función se responsabilizarán de que todos y todas colaboren.

Diseño del tablero: realizamos, en parejas, bocetos tanto de la estructura del tablero como de las casillas, ases, insignias y tarjetas etc. Consensuamos y el diseñador realiza el trabajo final, el redactor comprueba los elementos de texto del tablero, el coordinador la disponibilidad del material (cartulina, tabla de madera, pinturas etc.) y que sea correcto el contenido. Finalmente el coordinador/a organiza, modera, anima y asegura el consenso.

Tarjetas de conocimiento y de habilidad: seguimos el mismo esquema de trabajo que en el apartado anterior.

Es muy conveniente que utilicemos en estos dos apartados tanto la lista de control del tablero y las tarjetas  como la rúbrica del tablero y las tarjetas de juego así como las diapositivas 3, 4 y 5 de la presentación.

Ases e insignias: podemos utilizar la imagen de un as romano para elaborar un número suficiente para cada jugador. Las insignias pueden ser imágenes del aspecto de cada grupo social o insignias que simbolicen cada estatus.

Folleto de instrucciones del juego: para elaborarlo utilizaremos la  rúbrica de un folleto de instrucciones de juego y la diapositiva 6 de la presentación. Como en los elementos anteriores realizaremos el borrador en el equipo teniendo en cuenta la "mirada" de cada rol específico a la hora de redactar el texto definitivo.

Aunque cada equipo elabora su tablero de juego y los demás elementos, conviene que las instrucciones del juego sean comunes a toda la clase. Tal y como sucede con juegos que conocemos, como La Oca, el diseño puede ser distinto según el fabricante pero las instrucciones de juego son las mismas.

Por lo tanto, una vez que cada equipo tenga preparadas las suyas, se reunirán los coordinadores/as de cada uno y consensuarán un único reglamento. Así, aunque cambiemos de tablero o de compañeros/as de juego, las normas serán iguales.

Presentación y autoevaluación del equipo

Expondremos en el aula los productos elaborados por cada equipo, realizaremos fotografías de cada uno y grabaremos una pequeña explicación del proceso realizado, así como de las dificultades encontradas.

Además, es el momento de evaluar la cooperación en el equipo. Para ello, usaremos la diana de evaluación para reflexionar sobre nuestra participación en el proceso. También recibiremos del equipo la valoración de la ejecución de nuestro rol específico.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Guardar

GuardarGuardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

Ha llegado el momento de jugar. Pondremos a prueba lo que hemos aprendido jugando de manera individual en nuestro equipo y después podemos realizar un torneo toda la clase, jugando, en este caso, por equipos.

Sería interesante publicitar nuestro producto final en el centro escolar, incluso organizar un "día de torneo" con otras clases.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

Romanae litterae, difundiendo "A la romana" en el blog

Esta última entrada del blog será la "presentación en sociedad" de nuestro tablero de juego "A la romana". Cada equipo ha diseñado un tablero y ha participado en la elaboración de las instrucciones de juego comunes. Publicaremos una entrada por equipo explicando el proceso seguido para elaborar el juego para lo que podemos emplear las fotografías realizadas así como el vídeo explicando el proceso.

También invitaremos a nuestros compañeros y compañeras del centro a jugar en una fecha que se indicará en el mismo post.

Reflexión final

Hemos llegado al final del viaje. La secuencia “A la romana” está finalizada.

Abrimos nuestro "Diario de reflexiones". Podemos escribir en nuestro diario de clase, en un documento de Google Drive o un documento de texto que guardemos en nuestro ordenador.

Rómulo y Remo
F. J. Pulido para CeDeC. Dos minutos para pensar (CC BY-SA)

Vamos a dedicar dos o tres minutos para pensar individualmente sobre nuestro proceso de aprendizaje. Se trata de la “Reflexión final”. Ese puede ser el título de nuestra sexta y última entrada de Diario.

En el botón "Guía de reflexión" tenemos algunas orientaciones para realizarla.