Saltar la navegación

Y colorín colorado esto nos dejaron

El ser humano ha ido dejando huellas de su existencia desde la Prehistoria. La observación y el análisis de esas “huellas” nos permiten acercarnos a su forma de vida y de pensamiento, a sus “historias” y , de esta manera, también comprendemos mejor nuestra propia Historia.

A estas alturas, seguro que nos hemos dado cuenta de la herencia que los romanos dejaron en Europa. Después de mil años de Imperio todos y todas tenemos algo de ellos. Sin embargo, hay evidencias físicas de su civilización en muchos lugares. ¿Conocemos cerca de nuestra ciudad o pueblo vestigios romanos? ¿Alguna vez hemos visitado un acueducto o hemos pisado una calzada romana?

Explorando ruinas
F. J. Pulido para CeDeC. Explorando ruinas (CC BY-SA)

¡Parece increíble que miles de años después, todavía podamos disfrutar de las construcciones que levantaron! Aunque la civilización romana desapareció hace bastantes siglos, en la actualidad todavía podemos encontrar restos que nos recuerdan su presencia e influencia, especialmente,  en el urbanismo y en las lenguas.

En esta última parte de la secuencia elaboraremos las pruebas sobre arquitectura y lengua de la época romana. Con ellas finalizamos el contenido y pasaremos a elaborar el tablero de juego. ¿Ya vamos imaginando cómo podría ser, qué forma tendrá?

Guardar

Guardar

Un, dos, tres, ¡Foto!

Vamos a centrarnos ahora en la arquitectura de la Antigua Roma para conocer qué nombres daban a sus edificios y construcciones y qué utilidad tenían.

Explorando ruinas
F. J. Pulido para CeDeC. Un, dos, tres, foto(CC BY-SA)

En esta tarea revisaremos lo que ya sabemos de este tema y pondremos en juego nuestra capacidad de deducción. Además, conseguiremos recursos (imágenes y datos) muy útiles para nuestro juego.

Pasos para la tarea

Paso I. Investigamos juntos

Para empezar podemos comentar en grupo grande si conocemos o hemos visitado alguna ciudad que cuente entre sus monumentos con vestigios romanos. Podemos ayudar, a nuestras experiencias, con información complementaria encontrada en internet.

A continuación, es conveniente que veamos algunos de los siguientes vídeos explicativos, que contribuirán a que tengamos datos más precisos sobre dichas edificaciones.

Paso II. Deducimos y compartimos

Ahora podemos poner a prueba nuestras habilidades para la lógica y la mímica. Tendremos que intentar representar con nuestro cuerpo los elementos que aparecen en la presentación "Un, dos, tres. ¡Foto!".

Primero tendremos que agruparnos por equipos y localizar cuáles son las palabras que nos han correspondido (diapositiva 3). Posteriormente, ordenaremos las letras para saber de qué monumento o edificación romana se trata. Después, buscaremos la información e imágenes correspondientes. Para finalizar, acordaremos la manera de representar con el cuerpo dichos monumentos y realizaremos una foto.

Estas imágenes serán parte de una prueba de conocimiento o también pueden servir para las de habilidad (ordenar las palabras y hacer un dibujo de la construcción).

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Lo decimos en latín

¿En qué idioma hablaban los romanos? ¿Les entenderíamos si apareciesen ahora en nuestra escuela?

Cuando el imperio romano empezó a desaparecer, dio lugar a un nuevo reparto de los territorios que habían dominado. Algo parecido ocurrió con su lengua, el latín. Poco a poco, la lengua latina se fue convirtiendo en nuevas lenguas (francés, gallego, italiano, rumano, catalán,...), a esas lenguas derivadas del latín las denominamos lenguas románicas.

A pesar de que el latín dejase de ser lengua de comunicación, se mantiene su presencia en algunas palabras y expresiones, son los latinismos.

El latín en nuestros idiomas

Así que la mayoría de lenguas que conocemos y hablamos provienen del latín. ¡Qué interesante! De hecho, en nuestros idiomas siguen presentes términos latinos, son los llamados latinismos. Y, no solo eso. Los números usados por los romanos aparecen en fechas (como los siglos), nombres de calles o listados.

Explorando ruinas
F. J. Pulido para CeDeC. El latín en nuestros idiomas (CC BY-SA)

Las siguientes actividades nos llevarán a descubrir los latinismos y números romanos que están presentes aún en nuestras vidas.

Actividades

Latinismos

¿Recordamos qué son los latinismos? ¿Conocemos alguno? Aunque creamos que no, en esta actividad comprobaremos que hemos escuchado e incluso utilizado más de uno.

Para poner a prueba nuestra capacidad de deducción, podemos realizar el cuestionario "lo decimos en latín".

¿Qué tal nuestro poder de deducción? Tomando como ejemplo el ejercicio anterior, vamos a practicar algunos latinismos más. Por parejas, haremos una propuesta con tres opciones de respuesta sobre el significado y el uso de cada latinismo. Usaremos la plantilla "Prueba de latinismos".

¡Ya hemos completado otra de las pruebas del tablero! Además, elegiremos los latinismos para señalar las casillas de premio.

¿Y los números romanos?

Hemos descubierto que muchas expresiones que escuchamos son latinas pero también conocemos otro dato interesante: cómo escribían los números en la época de los romanos. Podemos utilizarlos para numerar las casillas de nuestro juego. Para ello conviene que repasemos su representación.

En estos enlaces podemos jugar a escribir los números "a la romana".

  • Vedoques: números romanos. Pinchamos sobre "ver el juego en pantalla completa y elegimos "romanos". Primero aparece la representación de las cifras y posteriormente podemos jugar, por parejas, a "traducir" cualquier cifra.
  • Una de romanos. Una vez que hemos practicado suficiente, en esta web podemos comprobar nuestros conocimientos a través de juegos.

Es conveniente que guardemos en nuestra carpeta de equipo el listado de estos números romanos.

¿Queremos aprender más y jugar con los números romanos? Solo tenemos que acceder a algunos enlaces con recursos:

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Guardar

GuardarGuardar

Guardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Romanae litterae, crónica de Roma en el blog

En esta ocasión podemos realizar una entrada en el blog sobre los edificios romanos investigados, recogiendo su aspecto real y la representación corporal realizada. Añadiremos sus nombres y funciones. Podemos incluir algún enlace con información para completar el artículo.

Además podemos proponer un juego en esa misma entrada dejando latinismos e interrogando sobre su significado. Invitaremos a los lectores y lectoras a contestar a través de los comentarios de la entrada del blog.

Nuestro juego: casillas del tablero

Casillas prueba de habilidad

Unas ideas para las pruebas:

  • Podemos preparar 12 tarjetas con las palabras de la actividad "Un, dos, tres, ¡foto!". Aparecerán las letras desordenadas y el jugador o jugadora tendrá que ordenar las letras y posteriormente hacer un dibujo que represente ese edificio.

  • También podemos utilizar las fotografías realizadas para ilustrar las tarjetas. En este caso el jugador o jugadora deberá adivinar la construcción que representa y realizar un dibujo.

  • Ya que hemos aprendido la escritura de números romanos, podemos realizar tarjetas que propongan jugar a resolver operaciones matemáticas sencillas.

Casillas prueba de conocimientos

  • Si escribimos en unas tarjetas las frases en latín de la actividad "El latín en nuestros idiomas" ya disponemos de otra prueba. El jugador o jugadora deberá adivinar el significado del latinismo.

Guardaremos estas pruebas en la carpeta "Y colorín colorado esto nos dejaron".

Casillas de premio

  • Elegiremos tres latinismos para marcar las casillas de premio.

Dos minutos... para pensar

Es momento para revisar lo que hemos hecho y tomar conciencia de lo que hemos aprendido. También para analizar los problemas que hemos tenido que resolver.

Rómulo y Remo
F. J. Pulido para CeDeC. Dos minutos para pensar (CC BY-SA)

Estamos casi finalizando la secuencia y esta es la cuarta entrada de nuestro Diario de reflexiones. Escribiremos el título de este apartado "Y colorín colorado esto nos dejaron". Recordemos que en esta cuarta parte hemos conocido el legado monumental romano que hoy en día pervive en muchas ciudades. Además hemos descubierto que su idioma, evolucionado en otros muchos, está "vivo" a través de los latinismos. Por último hemos conocido los números en la notación romana.