Saltar la navegación

¿Y las normas?

Padres y profesores deben establecer límites. Esto no significa mantener una actitud autoritaria sino que es parte de la educación. De hecho, los límites tendrán que ser negociados y consensuados con los chicos.

Las tres formas de relacionarse con los hijos. Vídeo de CeDeC MECD en Youtube. Licencia Creative Commons by

Granada Domínguez, Orientadora del IES "Enrique Díez-Canedo", analiza los errores que a veces cometen padres y educadores en su relación con los niños, adolescentes y jóvenes. En su opinión, es necesario encontrar el punto justo entre la actitud excesivamente autoritaria y aquella que renuncia a establecer ningún tipo de norma.

Cómo actuar

No dejemos nunca de ser exigentes en aspectos morales o sociales. Debemos ser dialogantes y tolerantes pero no consentidores. Estas podrían ser algunas pautas para el establecimiento de normas:

  • Decirles exactamente lo que debe hacer y lo que no cuando le pedimos algo.
  • Proponer metas y esfuerzos realistas. 
  • Ser positivos. Hacer que la responsabilidad que pedimos sea sinónimo de educación, sensibilidad, organización y sensatez.
  • Seguir preparándolos en los hábitos domésticos (limpiar, fregar...) y rutinas personales (higiene personal y de su cuarto).
  • Animar al pacto y la reflexión sobre: horarios, actividades, paga, regalos, tiempo de ocio, de televisión y juego...
  • Procurar que lleven una vida ordenada y descansen el tiempo necesario.
  • Hacer que participen en discusiones o reflexiones familiares. 
  • Delegar en ellos responsabilidades en casa. 
  • Tratar a cada hijo con iguales normas, pero valorando sus diferentes formas de ser.

Exigencia y ternura

El difícil equilibrio entre estos dos extremos es uno de los objetivos de cualquier padre. Saber manejarlos es una de las claves de cualquier educador y de cualquier padre. El programa "Exigencia y ternura" puede darnos algunas claves para conseguirlo.

 

Esta edición del programa de Radio 5 Escuela de padres ofrece algunas orientaciones sobre cómo conseguir ese equilibrio a través de la conversación con José Manuel Urbieta, autor del libro Exigencia y ternura.

El resultado final de una buena educación debe ser que los hijos sean responsables y autónomos. Esto a veces es difícil de asumir para los chicos y los propios padres. Sin embargo,es el mejor camino para el éxito no solo en los estudios sino en la vida personal de los alumnos.

Responsabilizar sin presionar. Vídeo de CeDeC MECD en Youtube. Licencia Creative Commons by

María Jesús Marín, alumna del IES "Enrique Díez-Canedo" explica por qué agradece a sus padres que la hayan hecho responsable de sus estudios. También pide que los jóvenes que rinden todo lo que pueden no sean presionados por sus padres para que obtengan unos resultados por encima de sus posibilidades.

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0