Saltar la navegación

Experimentos y probabilidad

Otra ciencia que aparece ligada a la probabilidad es la meteorología. En las noticias siempre nos informan de la predicción del tiempo en términos de probabilidad. Observa el siguiente vídeo:

El comportamiento de la atmósfera es muy irregular, lo que causa un problema a la hora de realizar predicciones. Que su comportamiento sea irregular no significa que no esté regido por ninguna ley, sino que las soluciones matemáticas de predicción pueden diferir muchísimo a lo largo del tiempo. Basta con que se produzcan cambios casi inapreciables en las condiciones iniciales o durante la evolución del fenómeno meteorológico para que el resultado sea distinto del previsto inicialmente.

Sin embargo, es posible determinar los distintos resultados o evoluciones dentro de un margen de error. Cuanto más tiempo pase, más complicado es que se cumpla la predicción ya que un leve cambio en las condiciones iniciales hace que el comportamiento se altere cada vez más con el paso del tiempo. Por este motivo, los meteorólogos y las meteorólogas ofrecen predicciones para 1 o 2 días a lo sumo ya que con es casi imposible realizar una predicción fiable a más largo plazo.

La técnica que se utiliza es construir un modelo matemático que reproduzca el comportamiento de la atmósfera. Ese modelo nos sirve para obtener una solución posible, una predicción. Pero esa predicción no es exactamente lo que va a ocurrir. Lo que hacemos en realidad es usar el modelo ejecutándolo varias veces (entre 50 y 100). En cada ocasión, cambiamos ligeramente uno de los parámetros iniciales, obteniendo diferentes soluciones (predicciones).

Y aquí es donde entra en juego la probabilidad. Imaginemos que tres de nuestras cien repeticiones-modelo nos dicen que sobre Santa Cruz de Tenerife va a nevar y que las otros 97 dicen que va a hacer un tiempo estupendo. Podríamos decir que estos resultados implican que hay un 3% de probabilidad de que nieve en Santa Cruz de Tenerife y un 97% de probabilidad de haga buen tiempo. Evidentemente, la predicción sería que en Santa Cruz de Tenerife el tiempo va a ser bueno... aunque esta predicción la podríamos hacer un día cualquiera sin necesidad de coger ningún modelo. Como vemos, no es que la atmósfera tenga un comportamiento regido por el azar, sino que nosotros necesitamos recurrir a la probabilidad para expresar las diferentes posibilidades que se han calculado.

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0