Saltar la navegación

La paradoja del comediante

SEGUNDO. Estoy convencido. ¿Sabe a quién me recuerda en este momento? A un autor, conocido mío, que suplicaba de rodillas a una mujer, de quien estaba enamorado, que no asistiese al estreno de una obra suya.

PRIMERO. Su autor era modesto y prudente.

SEGUNDO. Temía que el tierno sentimiento que inspiraba dependiera de su mérito literario. PRIMERO. Cosa muy probable.

SEGUNDO. Y que un fracaso público lo rebajase a los ojos de su amante.

PRIMERO. Que al perder la estima perdiera el amor. ¿Le parece ridículo?

SEGUNDO. Así se lo juzgó. Pero su enamorada compró un palco, y nuestro autor tuvo el mayor éxito, y sólo Dios sabe cómo fue besado, festejado, mimado.

Denis Diderot. La paradoja del comediante. 1769

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0