Saltar la navegación

Cuando se tiene algo que decir

Alumnas estudiando - Estoy nerviosita con el trabajo que nos ha encargado Manuel. La verdad es que me encanta, pero... ¿Y si no somos capaces de salir adelante?

- ¡Anda, anda, no seas histérica; pues claro que vamos a conseguirlo. Ten un poquito de confianza, guapa, que tú nos metiste de lleno en esto de las tecnologías. No lo olvides.

- Pues la verdad es que sí. Ya te digo que a mí estas cosas me entusiasman. De hecho, he estado enredando por las páginas que nos dio Manuel para informarme bien. Estoy ahora viendo ideas para decorar el escenario y hacer el montaje. Y supongo que algunos tendrán que empezar ya a preparar los diálogos, ¿no?


- Pues supones bien. Y hablando de diálogos, ¿has visto algo de lo que dijo ayer el profe sobre el diálogo literario? Yo supongo que se referirá al teatro, ¿no? Porque si no... ¿Qué otra forma va a haber? ¡No va a ser a una conversación entre dos personas sin más; vamos, que a mí eso me parece que tiene muy poco de literatura! Y como se refiera a los que tenemos que preparar nosotros, en fin...

- Yo creo que nos está organizando alguna salida a ver una función porque ya nos ha adelantado que vamos a empezar a estudiar el teatro en el siglo XVII. ¡Espero que sea entretenida!

-Muy optimista eres tú, Clara. No sé, no sé... A mí el texto que nos ha subido como ejemplo al blog no me parece teatro, precisamente. De todas formas, ya estamos acostumbrados a que Manuel puede salirnos por cualquier sitio; así que solo nos toca esperar. ¿Nos vamos a clase?

Recuerda


Generalmente, hablamos de diálogo para referirnos a la lengua oral. Sin embargo, podemos encontrarlo también en los textos escritos en los casos en los que el narrador desaparece y hace hablar a sus personajes.
 
La literatura se sirve de él, principalmente, en el teatro. Pero puede aparecer también en la narración, descripción, el ensayo y en las composiciones líricas. Si se realiza con maestría, debe ser capaz de reproducir la espontaneidad de la lengua hablada.

...

- Ahora no os quiero insistir más en las características del texto dialógico, que ya conocéis sobradamente. ¿Recordáis todo lo que aprendimos en la unidad 4? Seguro que sí, y más después de aquellos estupendos diálogos teatrales que conseguisteis redactar. Entonces nos centramos más en la conversación oral; ahora nos toca un poco de literatura.

- Ya sé, ya sé. ¿A que te refieres a La Celestina, Manuel? Estamos hoy brillantes, ¿eh? Se trataba de una obra escrita en forma dialogada, aunque nos dijiste que no se podía representar en la época debido a su extensión y que había sido escrita para ser leída en grupos.

- Así es, Dani. Sin embargo ya sabéis que sí se representa en la actualidad. Y, por el momento, vamos a dejar a un lado el teatro hasta el próximo tema, en el que lo trabajaremos en profundidad.

- Pero ahora tengo una duda importante, profe. ¿El diálogo es una técnica o un género literario?

- Una pregunta interesante, Bea. En principio, nosotros estamos hablando de él como técnica que se emplea en los textos literarios. Sin embargo, efectivamente existe el diálogo como género, que fue especialmente significativo en el Renacimiento. En él, dos o más personajes debaten sobre un determinado tema con una intención didáctica.

 

Actividad de Lectura


Vamos a dedicar un rato a leer con atención este fragmento del Diálogo de la lengua, de Juan de Valdés: 


Vamos ahora a analizar el contenido de la lengua y sobre todo a intentar extraer cuál es suprincipal enseñanza.

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0