Saltar la navegación

La pintura exacta

En clase-Cada vez parece más atrayente la literatura de este siglo, Manuel.

-Claro. Lo que pasa es que siempre ha sido excluida de los manuales, pero tiene puntos muy interesantes. Es el caso del teatro. Tradicionalmente se ha visto relegado por el del Barroco, pero en este momento también hay una buena actividad teatral. De hecho, se puede contar hasta tres tendencias: la que pretende continuar viviendo en la moda del siglo anterior, la popular, con los famosos sainetes de Ramón de la Cruz, y la neoclásica, donde va a destacar la obra de El sí de las niñas, de Leandro Fernández de Moratín.

-Y esa obra ¿de qué va? Me imagino que irá de la educación de las niñas.

-Bueno, Clara, no es eso exactamente. Trata sobre la libertad de elección de los jóvenes.

-Eso me parece genial, Manuel.

-A mí también, Sergio.

En la Red

 Vamos a hacer una comprensión lectora de un fragmento de esta conocida obra de Leandro Fernández de Moratín. Léelo detenidamente y responde a las cuestiones.

Autoevaluación

Completa el siguiente texto con las palabras que se te ofrecen:

Banco de palabras: Moratín, Luzán, reformistas, polimetría, realista, unidades, espectador, soliloquios, unidades.

 

Los dramaturgos, decididos a reformar la mentalidad del hacia una visión del mundo y exaltadora de la virtud, luchan, por un lado, contra la fantasía barroca (extravagancia y quijotismo en términos de la época), y, por otro, contra lo considerado como impropio o deshonesto. en su Poética los define como imitación o ficción de un hecho en modo apto para inspirar el amor de alguna virtud o el desprecio y aborrecimiento de algún vicio o defecto.
El teatro de los ilustrados tenderá a salvaguardar las tres dramáticas y a una reducción en el uso de las relaciones y , desaparición de apartes y y supresión de la figura del gracioso, constriñendo la acción dramática a unos esquemas de verosímil que se oponga a la complejidad y suma de lances de la comedia barroca. El triunfo de esta tendencia estará representado, literaria y socialmente, por la obra de Leandro Fernández de , a finales de siglo.

Habilitar JavaScript

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0