Saltar la navegación

Puntuando

Reflexión

Los signos de puntuación son un elemento fundametnal del lenguaje escrito. Una coma, un punto o dos puntos, pueden cambiar el sentido de una frase e incluso de una conversación completa. Este divertido vídeo sirve para ilustrar la importancia de los signos de puntuación.


 

Actvidad

Después de ver el vídeo, responde en tu cuaderno a estas actividades:

Explica cuál es la anécdota que se cuenta. ¿Cómo cambió el sentido de la misma frase después de colocarle las comas?

Piensa en otros cuatro ejemplos parecidos: frases que cambian de sentido en función de la puntuacón. Mirad a ver qué os parecen estos dos: "No, es verdad" o "No es verdad". "Vamos a comer niño" o "Vamos a comer, niño".

Actividad de Lectura


Vamos a leer una  historia que demuestra que, efectivamente, un signo de puntuación usado en un lugar indebido puede cambiar totalmente el sentido de un texto. 

Había un apuesto joven dedicado a cortejar a tres hermanas. Un buen día a éstas se les acabó la paciencia y le presentaron un ultimátum al joven: tenía que decidirse por una de ellas.

El afortunado galán les hace llegar una nota en mano a cada una al tiempo que les anuncia que debe marchar urgentemente de viaje y ya que no ha podido puntuar la respuesta correctamente, que sean ellas las que se encarguen de hacerlo.

Cada una de las señoritas se lanza apresuradamente sobre su papel que contiene la ansiada respuesta en verso. En los tres había escrito lo mismo:

Juana Teresa y Leonor
puestas de acuerdo las tres
me piden que diga cuál es
la que prefiere mi amor
Si obedecer es rigor
digo pues que amo a Teresa
no a Leonor cuya agudeza
compite consigo ufana
no aspira mi amor a Juana
que no es poca su belleza

Teresa no lo dudó ni un momento. Según su puntuación, ella era la elegida:

Si obedecer es rigor,
digo, pues, que amo a Teresa.
No a Leonor, cuya agudeza
compite consigo ufana.
No aspira mi amor a Juana,
que no es poca su belleza.

Leonor también lo vio claro: la elegida era ella:

Si obedecer es rigor,
¿digo, pues, que amo a Teresa?
No, a Leonor, cuya agudeza
compite consigo ufana.
No aspira mi amor a Juana,
que no es poca su belleza.

Mientras Juana tampoco tuvo ninguna duda a la hora de puntuar y de entender que la elegida era ella:

Si obedecer es rigor,
¿digo, pues, que amo a Teresa?
No. ¿A Leonor, cuya agudeza
compite consigo ufana?
No. Aspira mi amor a Juana,
que no es poca su belleza.

Hubo que esperar a que regresara del viaje el joven para que aclarara el enigma y le pusiera la correcta puntuación al verso.

Si obedecer es rigor
digo pues que amo a Teresa
no a Leonor cuya agudeza
compite consigo ufana
no aspira mi amor a Juana
que no es poca su belleza

 

 

Como ves, hemos dejado sin puntuar el final de la historia. Copiálo e intenta hacerlo tú para que la respuesta del joven sea que no quiere a ninguna de las tres. Recuerda que puedes usar admiraciones, interrogaciones, comas, puntos... Escribe tu respuesta en el cuaderno.

Objetivos

Elaboración de un guión teatral II: escribir los diálogos.

El correcto uso de los signos de puntuación puede seros de mucha utilidad para esta segunda parte. Una coma o un punto pueden cambiar todo el sentido de una frase.

En esta segunda parte de la escritura del libreto, debéis redactar los diálogos entre los tres personajes de vuestra obra.

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0